CARTA DE LECTORES: Limpiando a la japonesa

Y entre tanto ir y venir de candidatos y propuestas de todo color nos encontramos con algunas de lo más variopintas y hasta descabelladas, basadas en la experiencia que se puede obtener del simple hecho de pasar cada cuatro años, por la estresante labor  de ser candidatos de ocasión.

Soluciones todas, sacadas del manual del buen candidato, políticamente correctas, pero a la hora de ver la viabilidad imposibles de cumplir, sin embargo es fácil aplicar la vieja fórmula del desacredito olvidándose de lo propio con tal de llegar a sumar votos, sin embargo no siempre todo sale como se espera y en más de una ocasión se cae en el viejo error de considerar que el tiempo borra todo, desde criticas descarnadas al pueblo mismo manifestando la intención de enseñarles a vivir, hasta olvidarse del echo de levantar la mano con el perjuicio que esto ocasiona a la misma gente, que gentilmente se invita a votar un cambio por un futuro mejor.

Porque es fácil prometer de cara a las elecciones, si después de todo se trata de mirar hacia adelante, mientras se hace una limpieza mental del propio prontuario al estilo Marie kondo, esa noble oriental que nos enseña a tirar en una caja todo aquello que nos genera una carga difícil de digerir, recibos de doble sueldo incluidos. Porque de eso se trata, de seguir siempre para adelante, no importa el costo con tal de llegar, las pérdida de memoria selectiva son en muchos casos puntuales, no dejando pasar oportunidad de renegar de decisiones tomadas a conciencia, consiguiendo con estas sonrientes ocasionales compañeros de caminata, pero siempre culpando a supuestos terceros que oportunamente “apretaron” lágrimas de por medio para darle veracidad, como si esa práctica no fuera habitual en el entorno familiar y en muchos casos causantes de despidos de quien no piensa de igual manera.

Tal cual las cosas los candidatos posan para la foto con una sonrisa que nos hace pensar en lo bien que les va en su carrera política, o en lo mucho que aprendieron de sus bien pagos coach y asesores de imagen, que por momentos se parecen más a un sargento de infantería, que a un paladín de la imagen mejor paga. Así las cosas, en esta contienda por nuestra ciudad donde las propuestas van desde duchas callejeras, carrozas fúnebres y espacios verdes reclamados, después de votar a favor de la entrega de 10.000 hectáreas del Corazón de la Isla. No dejando de lado la posibilidad de escaparse en una línea de colectivos tripartita, cual ex presidente en helicóptero de la casa rosada.

Definitivamente ni viendo la temporada completa de Marie Kondo, se puede aprender a guardar en una caja todo lo vivido, prometido y por sobre todas las cosas manoseado en este tiempo de campaña.