DENUNCIAN A MELELLA POR VIOLENCIA DE GÉNERO

Una empleada municipal denunció al Intendente de Río Grande, Gustavo Melella, por ‘Violencia de Género’ y habría tres denuncias más.

Norma Lizarraga, empleada municipal de carrera, denunció al Jefe comunal de Río Grande, Gustavo Melella por ‘Violencia de Género’.

Según sostuvo la mujer en declaraciones radiales, “yo estaba trabando en la Asesoría Letrada y de la nada, estando yo de vacaciones, recibo la notificación de que me retiran del cargo y el decreto de mi remoción dice textualmente ‘por no estar cumpliéndolo’ lo cual es cierto porque hace tres años no me dejan ellos ejercer el cargo y no porque se me ocurre a mí no ejercerlo”.
Agregó que “de hecho yo estuve trabajando ejerciendo de cualquier otra cosa como hacer mandamientos, notificar oficios o haciendo trámites administrativos en la oficina de Multas para cumplir el horario porque como Jefa de Administración hace tres años que no me dejan ejercer”.

“Una vez en mi ausencia, ellos labraron informes en donde dijeron que hubo falencias y me quisieron hacer cargo de muchas cosas, a lo cual las negué rotundamente ante lo cual el doctor (Daniel) Garay que yo buscara donde ir y me fuera del área. Le dije que no porque yo no había hecho nada y él replicó que entonces me tenían que hacer un sumario”, relató la mujer.
En este punto, Norma Lizarraga dijo que desafió al Asesor Letrado de la Municipalidad de Río Grande a que le incoe dicho sumario porque “no tengo nada que esconder, el que me conoce sabe como trabajo”.

La denunciante dijo que a partir de ese punto, “comenzó toda una situación rara, no me dejaban tocar papeles, prácticamente yo estaba sentada mirándome las uñas, no me daban tareas para hacer. En definitiva, no me dejaban hacer nada y es así que pedí licencia gremial y me fui al gremio (ASOEM) porque la verdad era una situación insostenible y me produjo un daño psicológico”.
Agregó que “cuando vino una intervención en la ASOEM volví a la municipalidad y hablé con el doctor (Daniel Garay) y me dijo que no quería que esté allí porque él ya había armado un equipo de trabajo. Yo siempre le planteé que no quería perder plata, porque si bien el cargo yo me lo había ganado, si nadie lo concursa, hice méritos para ganármelo y lo cumplí a rajatabla como correspondía, amén que me hacían hacer cosas que no correspondían legalmente”.

Aseguró que “al cargo nunca me lo sacaron; me fui a trabajar con Viviana Cantú quien me dijo que le hacía falta gente para trabajar y acepté gustosa porque yo quería trabajar”.
“Después volví a plantearle al doctor Garay que yo quería volver puesto que nunca me habían hecho sumario ni nada de eso y yo seguía estando como castigada, soportando malos tratos, que los mismos compañeros me digan cosas, que estaba ejerciendo un cargo que no ejerzo como si fuera que yo estaba recibiendo plata que no me merecía y no es lindo trabajar así”.
“Él me dijo que no, que tenía pensado crear la Jefatura de Oficiales de Justicia dentro de la Coordinación de Viviana Cantú ya que él había pedido que le aprobaran un nuevo organigrama y que yo me había de hacer cargo de la misma. Le dije bárbaro doctor, me parece buenísimo porque de ese modo me liberaba del cargo en Administración y yo pasaba automáticamente a otra Jefatura y mi situación económica no variaba porque tengo un hijo estudiando en el norte y lo tengo que bancar”, expuso.

Añadió que no hubo más novedades de esta situación hasta que la semana antepasada “me reuní con el doctor Daniel Garay y grabé la conversación que mantuve con él –que es el audio que aporté como prueba- donde me dice que él no es quien me pide que me saquen del cargo, sino el doctor (Federico) Greve porque mi situación era insostenible, que no me podían sostener más, que les molestaba lo que yo posteaba en el Facebook, de lo que yo hacía fuera de mi horario de trabajo que por otra parte es mi vida y no les debe interesar; además que yo hablaba mal del Intendente, de que yo era empleada municipal y por lo tanto no debía hablar mal de la gestión, todas cuestiones políticas que nada tienen que ver con lo laboral, solo cuestiones de ‘chusmerío’ barato y es así que el doctor Garay me dijo que no quería que estuviera más en la Asesoría Letrada y me dio a entender que me iban a pasar a disponibilidad y me recomendó y aconsejó de que me busque un lugar donde yo pudiera estar tranquila y donde mi situación económica esté reconocida que no pierda plata”.

Dijo la mujer que “yo muchas veces intenté reunirme con el Intendente para que me plantee cuál era la diferencia que tenía conmigo pero lamentablemente nunca desde que asumió tuve la oportunidad de charlar con él a solas, nunca me quiso recibir, no se lo que le pasa, se guía por tonterías y actúa como un chiquilín y con su forma de ningunear a la gente”.

“Bastante daño me han hecho y no tengo por qué aguantar; me han ensuciado por todo el municipio, me han tratado de ladrona y me han tratado de un montón de cosas y yo me las había aguantado y fue la gota que colmó el vaso, (el Intendente) se cree dueño del Municipio como si él tuviera la cola limpia. Jode a los trabajadores, no los deja trabajar tranquilo; echaron a mi hija que estaba en los planes por ser mi hija, jugaron con muchas cosas mías, con las necesidades de mi familia, con mis hijos, así que decidí presenté la denuncia por violencia de género al haberme enterado de otras denuncias”.

Agregó que “después voy a presentar un contencioso administrativo donde voy a plantear todos los pormenores, incluidas mis historias clínicas con todos los padecimiento de salud que tuve en estos tres años porque yo no lo he vivido bien, he pasado muchos momentos malos, mucho stress y muchas veces también he salido llorando del trabajo por todas estas cuestiones que realmente enferma”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.