Empleados de Badisur tomaron la fábrica

Un grupo de trabajadores vinculados al Sindicato de Obreros de la Industria del Vestido y Afines (SOIVA) ingresaron a la planta fabril de Badisur y permanecen en el interior en reclamo de la continuidad laboral que la empresa dio por finalizada hace algunos días atrás, en medio de una fuerte polémica.

El grupo decidió ingresar al edificio del Parque Industrial ante la postura que los empresarios asumieron hace unos días, cuando dirigentes del sindicato denunciaron que las autoridades de la firma decidieron simular un corte de luz para desalojar el edificio y al día siguiente, mantener la planta cerrada para que ese grupo de empleados no pueda ingresar.

Durante toda la jornada de ayer se vivió un clima enrarecido en el edificio de calle Combate de Montevideo, con apenas custodia policial en el acceso y con un grupo de trabajadores sosteniendo, además, una carpa en la vereda.

Silvia Vidal, secretaria adjunta de SOIVA, explicó que “desde el 30 de enero que están despedidos todos los trabajadores, hemos tenido reuniones y no pasó nada. Los representantes de la empresa ofrecen un 50 % de indemnización a pagar en 10 o 12 cuotas. Eso es inaceptable; ellos aseguran que estarían atravesando una crisis, pero no presentaron ninguna documentación que avale esa supuesta crisis”.

“El trabajo lo tenemos perdido, nos quedamos en la calle. Eso lo tenemos claro. Hay compañeros que están en la empresa hace más de 15 años trabajando, son 29 las personas despedidas nucleadas a SOIVA”, explicó.

Por otro lado, y ante la inusual medida de protesta, Vidal enfatizó que “la gente que ingresó al edificio no agredió a nadie, es mentira lo que dicen en las redes sociales. No lo vamos hacer, porque ellos (por el personal de seguridad privada) son trabajadores como nosotros, están las cámaras, que miren las filmaciones”.

Finalmente, Silvia Vidal enfatizó “nos vamos a quedar adentro de la fábrica hasta que las autoridades de Badisur nos paguen lo que dicta la ley. Esto solo depende de la empresa, queremos que paguen lo que corresponde”.

Fuente: El Sureño