FIESTAS CLANDESTINAS: LOS VECINOS DEL B° ISLAS DEL SUR RECLAMAN POR LA «CASA AZUL»

“La famosa Casa Azul empezó hace varios meses. Empezó el año pasado con fiestas clandestinas, chicos borrachos orinando en cualquier lado, automóviles estacionados por cualquier lado, peleas y música alta”, señaló Alejandra, una de las vecinas de la zona, que además tiene un kiosco y dijo que “han venido a las 7:30 exigiendo que les venda alcohol, prendidos al timbre por dos horas”.

Alejandra habló con Del Lago Noticias sobre una situación que atraviesan cada fin de semana desde el año pasado. La famosa “Casa Azul”, donde se realizan fiestas privadas y donde -según manifestó la entrevistada- hasta los mismos integrantes de la Policía la habrían alquilado para una celebración.

“Esto perjudica a todos los vecinos. Ahora van a inaugurar la plaza en el barrio Islas del Sur y vos como mamá no podés ir un domingo temprano con tus hijos a tomar mate porque te vas a encontrar con chicos borrachos, saliendo de la casa, el barrio es estacionamiento, no respetan nada, hay trompadas”, explicó la vecina.

Alejandra relató que “me pasó en tres ocasiones, a las 7:30 un domingo hasta las 9 estuvieron pegados al timbre del negocio, no sólo hombres sino chicas, y menores. Insistentes con el timbre, uno trabaja todos los días y solo queremos descansar. La cuarta vez ya salí con el palo de escobas y no volvieron más”.

“No es un espectáculo que los chicos tienen que ver”, agregó.

La vecina manifestó que “uno respeta que el señor de la casa quiera hacer su emprendimiento. Antes que nada no es el lugar. Esto es un barrio con familias y menores, no tenemos porque aguantar esto”, señaló.

Consultada sobre el accionar policial ante la llamada de los vecinos, indicó: “Han ido a golpear para que bajen la música pero nos dicen que no se puede intervenir en un lugar privado. Igualmente una vez hubo una fiesta del personal policial, uno sabe donde hay fiesta corre todo y está libre a todo, con presencia de menores, uno lo ve y no es tonto. Si la gente piensa que los vecinos somos tontos, que seamos pocos los que reclamemos el resto no está exento a saber lo que ocurre en la casa”.