Impulsan proyecto para facilitar el acceso a la vivienda a víctimas de violencia de género

“Uno de los grandes problemas de las mujeres víctimas de violencia de género es romper el silencio y denunciar. El otro, es tomar la decisión de dejar el hogar porque muchas veces no tienen a dónde irse”, explica en diálogo con ámbito.com la diputada porteña del FPV, Andrea Conde, quien presentó en la Legislatura un proyecto de ley -junto a la ONG Inquilinos Agrupados– para garantizar el acceso a la vivienda a víctimas de violencia de género.

De acuerdo a los datos relevados por el Ministerio Público Fiscal de la Ciudad de Buenos Aires, en el primer semestre de 2016, se recibió en promedio una denuncia por agresiones a mujeres en la Ciudad cada 30 minutos, y de cada dos casos que se investigan, uno corresponde a violencia de género. Este estudio registró 8572 víctimas que radicaron denuncias, lo que refleja un incremento del 25% respecto del mismo período del año 2015.

“El 72% de los femicidios de 2015 ocurrieron en la vivienda que compartía la víctima con el agresor. Si la mujer que sufre esta problemática no tiene recursos para irse a otro lado, la estamos condenando a seguir viviendo en la violencia“, expresó Conde, quien preside la Comisión de Mujer, Infancia, Adolescencia y Juventud de la Legislatura Porteña.

El proyecto propone la creación de un “Fondo de Alternativas Habitacionales Transitorias para mujeres en situación de Violencia de Género” que contará con un mínimo de $7,5 millones y las beneficiarias deberán ser mayores de edad o estar emancipadas y acreditar mediante una certificación -de un organismo público o privado- haber sido atendidas por ser víctimas de violencia de género.

La iniciativa contempla un subsidio no reembolsable que se otorgará por 180 días y podrá prorrogarse hasta por dos años para que las mujeres alquilen una vivienda y así dejar el hogar en conflicto. Además, los primeros cuatro meses se cobrarán todos juntos para hacer frente al depósito de alquiler y a las comisiones inmobiliarias.

Asimismo, el proyecto establece que las mujeres que se beneficien con el subsidio estén exentas del pago del ABL; puedan tramitar la tarifa social de luz, agua y gas y que aquellas que no tengan familiares directos o amigos en la Ciudad de Buenos Aires para salirles como garantes, puedan también acceder a un Sistema de Garantías Bancarias.

También, se prevé que las beneficiarias puedan tener prioridad para el acceso a un crédito hipotecario de vivienda.

Ana Bettinardi, coordinadora de género en Inquilinos Agrupados, explicó en diálogo con este medio que entre el 80 y el 90% de las denuncias que reciben en la asociación son de mujeres. “Tenemos muchos casos de víctimas de violencia de género que vienen a denunciar que no les alquilan porque pretenden que el agresor les salga como garante”, señaló.

Además, Bettinardi agregó que el proyecto también contempla la elaboración de un registro de corredores inmobiliarios que promuevan valores de igualdad y contribuyan a la erradicación y prevención de la violencia de género, donde podrán inscribirse voluntariamente.

“No es anormal que cuando una mujer va a alquilar se le pregunte cuántos hijos tiene, cómo va a hacer para pagar el alquiler. Hasta existen avisos que no alquilan a mujeres con hijos. Cuando un hombre va a alquilar es totalmente diferente“, describe Betinardi.

El proyecto fue acompañado por el jefe de bloque del FPV, Carlos Tomada, y los legisladores José Cruz Campagnoli, Paula Penacca, Pablo Ferreyra y Magdalena Tiesso.

Ahora, deberá pasar por las comisiones de Mujer, Vivienda y Presupuesto para poder acceder al recinto. El PRO tiene mayoría en todas las comisiones, por lo tanto, se necesitará su apoyo para que esta iniciativa prospere y pueda convertirse en ley.

error: Content is protected !!