Juzgarán en marzo de 2020 al encargado de Valle de Lobos

Se trata de Walter Cayo, el responsable del centro invernal donde se constató el abandono de los animales. La jueza Correccional fijó fecha de juicio para el 18 de marzo de 2020. La Asociación Civil Protectora de Animales “Patitas Tolhuin”, que realizó la denuncia en 2018, se mostró “satisfecha” con la medida.

El Juzgado Correccional de Ushuaia juzgará el 18 de marzo del año próximo a Walter Cayo, el encargado del centro invernal Valle de Lobos imputado del presunto maltrato de 87 perros alaskanos y siberianos alojados en el lugar, confirmaron fuentes allegadas al caso.


La jueza Felicitas Miztegui Marcó dispuso que el juicio oral y público a Cayo se realizará a partir de las 8.30 de esa jornada en el salón de audiencias del organismo, a la vez que admitió una serie de medidas probatorias propuestas por la fiscalía y por la defensa del acusado.


La causa responde a una denuncia contra el encargado del centro invernal planteada en 2018 por la Asociación Civil Protectora de Animales “Patitas Tolhuin”, cuyos integrantes certificaron el estado de abandono en el que se encontraban los perros y serias deficiencias en las instalaciones.


El juez de instrucción Javier De Gamas Soler investigó el caso y tras las acusaciones sostenidas por el fiscal Fernando Ballester Bidau, procesó a Cayo por el delito de maltrato animal previsto en la ley nacional 14.346, en una resolución donde también realizó un severo diagnóstico sobre el estado en el que se encontraban los animales en Valle de Lobos.


Por ejemplo, un testigo relató que vio morir varios perros por desnutrición, inclusive una perra que estaba encadenada, y observó que pese a la mala alimentación y cuidados veterinarios, se los obligaba a correr entre 10 y 12 vueltas a cada uno.


Otro testigo declaró que vio morir a tres perros semanas antes de una competencia, y que en febrero de 2018, “observó a unos perros comiendo a su cachorro y a otros animales ingiriendo su propia materia fecal”, mientras que más ejemplares “no tenían agua y estaban atados con cadenas”, se encontraban en “estado calamitoso, flacos (10 kilos) sin masa muscular, con piojos y parásitos”. A su vez otro grupo se encontraba suelto en la Laguna Esmeralda “buscando alimentos que le pudieran dar los turistas”.


Una especialista de la ONG denunciante declaró en el expediente que “vio que los canes comían trapos y luego los defecaban, como así también observó a los perros esperando a que otro defecara para comer sus heces”.


“Se tiene debidamente acreditado que Walter Cayo no alimentaba en cantidad y en calidad suficiente a los animales que tenía a su cargo, que los hacía trabajar en  jornadas excesivas sin proporcionarles el descanso adecuado y que eran empleados en el trabajo cuando no se hallaban en estado físico adecuado”, refirió el juez en el auto de procesamiento.


Y agregó que la disminución de ejemplares en Valle de Lobos “se debe a que han sucumbido ante la conducta de Cayo, y a que han perecido por falta de alimentación, atención médica y sobreexplotación”.


En noviembre del año pasado, De Gamas Soler elevó la causa a juicio tras declarar clausurado el sumario.


La defensa del encargado presentó un pedido de probation (o suspensión del juicio a prueba) que incluía pagar un resarcimiento económico de $12 mil, pero la solicitud no prosperó.


“El juicio era el fin buscado al efectuar la denuncia. Desde la asociación están muy contentos y satisfechos con el procedimiento, además de con la actuación del juez y del fiscal interviniente”, sostuvo el abogado de “Patitas Tolhuin”, Alejandro Gómez, en dialogo con EDFM.


“Esperamos el juicio con mucha expectativa. Creo que es lo que correspondía hacer”, agregó el letrado.


Entre las pruebas admitidas por el tribunal, se dispuso que en la audiencia oral testificará Pedro “el gato” Curuchet, el dueño de Valle de Lobos, quien ya no reside en la provincia y podría declarar por videoconferencia.

error: Content is protected !!