Prisión preventiva al empleado municipal de Río Grande

El juez de Instrucción Raúl Sahade resolvió procesar y convertir en prisión preventiva la detención de Claudio Antonio Guerrero Villarroel, acusado de haber protagonizado al menos seis hechos de manoseos a mujeres en la vía pública. El acusado fue detenido el pasado 29 de agosto, tras la denuncia de una de las víctimas y las filmaciones del sistema de video vigilancia.

Por los delitos de abuso sexual simple reiterado, abuso sexual simple en grado de tentativa y exhibiciones obscenas, fue procesado el empleado de la Municipalidad de Río Grande, Claudio Antonio Guerrero Villarroel (40), quien fue denunciado por varias mujeres a quienes manoseó en la vía pública.


El procesamiento fue dictado por el juez de Instrucción, Raúl Sahade, quien además convirtió la detención del acusado en prisión preventiva, por considerar que existe riesgo procesal y, además, le trabo un embargo sus bienes hasta cubrir una suma superior a los 200 mil pesos.


En la resolución, el Magistrado resolvió seis hechos denunciados por víctimas de su accionar depravado y tuvo como cuenta que algunas de las víctimas lo reconocieron sin duda alguna de haber sido quien le hizo tocamientos en sus lugares íntimos, cuando transitaban en la vía pública.


La denuncia policial que hizo una de las mujeres, sobre un hecho sucedido el lunes 26 de agosto, fue clave para proceder a la detención de este hombre, personal del cementerio municipal, quien tiene antecedentes por una causa de abuso sexual que data del año 2013, pero por el cual nunca fue detenido, porque desde la Justicia consideraron que no había peligro procesal.


Ese lunes 26, la mujer contó que estaba caminando por las calles céntricas de Río Grande fue víctima de un manoseo por parte de un sujeto que apareció corriendo. El mismo tenía una gorra y un cuellito de color negro. Pese a la resistencia de la mujer y pedido de ayuda, este sujeto continúo tocándola para darse a la fuga.


Personal policial de Delitos Complejos estuvo a cargo de la investigación, para lo cual se valieron de los registros fílmicos del sistema de video vigilancia que existe en el centro de Río Grande. De esta forma lograron dar con la identidad de un sospechoso, que reunía las características denunciadas por la víctima.


Con elementos de pruebas suficientes, el juez de Instrucción, Raúl Sahade, ordenó el 29 de agosto, un allanamiento en una casa de calle Los Niñes, en el barrio Aeropuerto, donde reside este empleado municipal. El diligenciamiento judicial arrojó resultado positivo, ya que encontraron la ropa que esta persona utilizaba cuando atacaba a las víctimas. Asimismo, también secuestraron elementos de interés para la causa, como celulares, computadoras, pendrive, etc.

Indagatoria

Al otro día de ser detenido Guerrero Villarroel fue conducido a Tribunales para ser indagado por el Juez, pero éste se negó a hacer uso de su derecho de defensa. Sin embargo, el pasado 5 de septiembre, con la designación de un abogado particular, el doctor Alejandro de la Riva, decidió ampliar su indagatoria.


Así fue que, el jueves el detenido negó todos los hechos y sostuvo que no conoce a ninguna de las mujeres que se presentaron como denunciantes en la causa, en torno a cinco hechos en los que se los involucra, usando la misma modalidad, sorprendiéndolas en la vía pública, manoseándolas, para luego darse a la fuga en su automóvil.


Al terminar la indagatoria, el abogado De La Riva solicitó la excarcelación de su cliente pero el juez la rechazo y, ahora, resolvió la situación procesal del imputado con el dictado de la prisión preventiva, medida que ahora puede ser objeto de apelación por parte del defensor.


error: Content is protected !!