Un joven de Río Grande intenta salir de Ucrania tras abandonar Járkov

Manuel Ochoa, un joven oriundo de Río Grande que está viajando para intentar cruzar la frontera en Ucrania y poder escapar de la guerra. Él vivía en Járkov junto a su pareja, donde trabajaba como programador, hasta que estalló el conflicto y tras un intenso bombardeo, decidió abandonar la ciudad: “Estamos avanzando a paso de hombre, podemos hacer unos 200 o 300 km. por día”, relató.

“Me mudé ya era una ciudad linda y podíamos vivir los dos tranquilos. Estoy trabajando en programación desde casa. Es una ciudad grande, me recuerda a Córdoba, una ciudad con mucha vida”, comentó Manuel, y agregó que “el 24 nos despertamos con explosiones. Me pareció similar a la bomba de estruendo”.

“Primero se escuchó a lo lejos y ahí se escuchó varias veces. Abrimos la ventana y vimos personas corriendo al metro. De ahí fuimos a la casa de los padres de mi mujer, ellos tienen subsuelo y teníamos los autos preparados. Eso fue el primer día, duró una hora aproximadamente. El primer día bombardearon el aeropuerto, una escuela de tanques y unas fábricas. Luego empezaron con los barrios residenciales, edificios, por todos lados”, expresó.

Y añadió: “Nosotros salimos hace cinco días porque pasaron muchos aviones bombardeando en barrios residenciales. Yo me levanté y le dije a mi mujer que vamos. Los padres no querían salir, sabemos que es una vida ahí y es difícil abandonar sus cosas y salir del lugar donde viviste toda la vida. Hicimos 200 km. hasta una ciudad, tardamos unas ocho horas. Cuando llegamos, mi mujer llamó a sus padres y los convenció para que viajen ya que la ruta era segura”.

“Hay mucha cantidad de autos y muchos controles. Es como en las películas, barricadas en todas las ciudades, así en todas las ciudades o pueblos. Con auto es a paso de hombre, hacemos unos 200 o 300 km. por día”, indicó Manuel.

Sobre sus planes en este momento, y debido a que el padre de su novia es menor de 60 años y no puede salir del país, Manuel dijo: “Vamos a ir hasta la zona de frontera, que está más tranquilo y en esa parte no hay guerra. Le vamos a buscar un departamento a los padres de mi novia para que se queden en esa zona. Por ahí nos quedemos unos días en Polonia, tenemos conocidos en varios países y nos escribieron. Estamos super agradecidos con eso”.

“No sé si podramos volver a Járkov, a mi no me molestaría volver, esperamos a ver que pasa”, cerró.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.