Varios allanamientos en el Municipio de Tolhuin

EFECTIVOS DE RIO GRANDE SE MOVILIZARON EN EL CORAZON DE LA ISLA

En el marco de la causa que se lleva adelante por una denuncia contra la funcionaria del gobierno de Daniel Harrington, la contadora Luciana Rivero sobre el supuesto armado de una empresa fantasma para facturar con sobreprecios, se libraron allanamientos en el Municipio de Tolhuin y la casa de la funcionaria. El domicilio de Harrington también sería allanado.

Una serie de allanamientos se llevaron adelante en horas de la noche de este miércoles en esta ciudad bajo las órdenes del Juez de Instrucción Cesari Hernández. Estos allanamientos estuvieron a cargo de efectivos de la ciudad de Río Grande ya que es la Fiscalía del distrito Judicial Norte donde se radicó la denuncia.

Los allanamientos se realizaron en las oficinas del Municipio de Tolhuin, el domicilio de la funcionaria y contadora Luciana Rivero.

En tanto, un grupo de vecinos aseguraron que se vieron muchos movimientos de vehículos y entrada y salida de personas de modo poco habitual en los domicilios del padre de Luciana Rivero y también en la casa del propio intendente de esta ciudad, Daniel Harrington.

La causa

Cabe recordar que durante los últimos días se conoció una denuncia que fue presentada por un particular el día lunes en la fiscalía de Río Grande a cargo del Juez de turno Pablo Candela y que luego derivó a manos de Cesari Hernández. Allí se señala a una funcionaria de la actual gestión de Harrington quien habría formado una empresa de limpieza de las denominadas “fantasma” y que tenía el objetivo de facturarle con sobreprecios al Municipio de Tolhuin.

La denuncia apunta a la titular de Hacienda en la Gestión del municipio de la ciudad de Tolhuin que recae sobre la contadora Luciana Rivero y su pareja, Fabián Marcheone, ambos acusados de ser los presuntos partícipes en el armado de una empresa de limpieza a nombre de un tercero y de esta manera poder facturar con el municipio. Sobre este punto se destaca que Marcheone no es funcionario municipal.

En tanto se ventiló que la empresa que se encuentra en la mira es «3DF», propiedad de Matías Urrijola quien estaría dispuesto a reconocer que participó en esta propuesta para hacer contrataciones y compras de insumos a precios más altos que los del mercado.

La presentación muestra facturaciones poco claras donde se ven insumos de limpieza con precios que sobrepasan que los que existen en el mercado por lo que se estaría hablando de presupuestos inflados o sobreprecios.

Según se indica, desde el inicio de la pandemia las facturaciones fueron creciendo y alcanzaron montos muy altos que llegaron casi a medio millón de pesos en lavandina, alcohol en gel y jabones.